viernes, 15 de marzo de 2019

LUIS FERRARI Y PABLO DE A. COBOS, DOS MAESTROS AMIGOS


Las fotografías y documentos que se incluyen en esta entrada pertenecen a los archivos privados de Enriqueta Castellanos y Luis Ferrari. Su difusión tiene carácter cultural y educativo.


La amistad entre Pablo de A. Cobos y los hermanos Ferrari, Mariano y Luis, se remonta a sus tiempos de estudiantes de la Normal. Ellos, pertenecientes a una familia conocida y respetada en Segovia y Pablo, recién llegado de una aldea segoviana. Mariano y Pablo, presidente y vicepresidente de la Asociación de Normalistas, con la que promovieron algaradas estudiantiles para evitar la desaparición de la Normal.

El maestro Luis Ferrari (1898-1986) gran amigo de Pablo de A. Cobos. Colección particular Luis Ferrari.

Años más tarde frecuentaron la tertulia del café de la Unión de la mano de Blas Zambrano y consolidaron una amistad de largo recorrido. Y ya en 1928, cuando Luis Ferrari recibió la plaza de maestro en el pequeño pueblo segoviano de Olombrada, Pablo añadió el subtítulo Cartas a Luis a su libro El maestro, la escuela y la aldea. El libro enumera una serie de consejos, en forma epistolar, sobre el mundo rural segoviano para que un joven maestro urbano pueda desarrollar su magisterio.

Sin duda Luis se implicó en la vida local, ayudando a los obreros a redactar las instancias y solicitudes y promovió la lectura entre adultos.



El maestro Luis Ferrari con los niños de la escuela de Olombrada, 1934. Colección Luis Ferrari.

En 1935, avanzada la II República, Pablo de A. Cobos publicó Estampas de aldea, libro de lecturas escolares para niños con un aroma claramente renovador y un gran calidad literaria. Muy poco tardó Cobos en enviarle un ejemplar a su amigo Luis, que en carta de 26 de abril le contesta:




























"Querido Cobos: He tenido la escuela clausurada por epidemia y cuando regresé a ésta a primeros del corriente me encontré con la grata sorpresa de tu libro. En los pocos días que quedaban para las vacaciones de Primavera hice varias lecturas ante toda la clase y, efectivamente, cuando este verano me decías que tenías la seguridad de que había de gustar a los chicos, no te engañabas. Todos tenían algo que decir para confirmar un detalle o para marcar la diferencia local, y hasta el capítulo de las Vacas -que yo creía que no les llegaría tanto por no haber en este terreno y que por eso fue lo último que les leí- no solo los interesó sino que les transmitiste el entusiasmo por tu Garbosa. En fin, chico, que están deseando que lleguen los ejemplares que les he prometido para dedicarse a su lectura por su cuenta.
Cordialmente te felicito por lo bien hecho que literariamente está tu libro y por el aire de originalidad y vida que con él penetra en las escuelas de nuestra lengua.

Mándame 10 ejemplares y uno de cada uno de los libros de Bayón y Hernán(z), y las 30 pts que importa todo (deducido el 25%) te las enviaré cuando cobre.

Saludos en tu casa y un abrazo muy fuerte de tu fraternal amigo,

Luis. Olombrada, 26-IV-1935

No te he escrito estas vacaciones porque tenía pensado haber hecho una escapada a ira(sic) y luego, al fin, no lo he hecho."

Portada de Estampas de aldea, Pablo de A. Cobos, 1935.

También sabemos que los diez ejemplares de Estampas de aldea llegaron a la escuela de Olombrada y que los niños pudieron leer los cuentos durante el siguiente curso. El 12 de junio Luis giró 39 pesetas a Pablo por los ejemplares, según refleja el libro de contabilidad.

Sin saberlo, maestros y libro, estaban apurando su vida profesional. El 18 de julio del año siguiente se produce el golpe de estado contra la República. Ambos maestros fueron represaliados y separados del magisterio. El libro Estampas de aldea fue incluido en la lista de obras prohibidas y expurgado de las bibliotecas y escuelas.
                                                                                               





No hay comentarios:

Publicar un comentario