lunes, 8 de abril de 2013

LOS GUARDAS DEL PINAR

Fotografías ofrecidas por el IPCE (Instituto del Patrimonio Cultural de España), del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el George Eastman Archive, Luis Comyn, Fernado Arenal, José Manuel Martín Trilla, Pilar García y Rufino Sauceda.

El archivo Wunderlich se encuentra depositado en el IPCE y su difusión tiene objetivos culturales, no económicos.

El archivo Chusseau-Flaviens se encuentra depositado en el George Eastman Archive (Univ. Rochester) y su difusión tiene objetivos culturales, no económicos. The Chusseau-Flaviens archive belongs to the George Eastman Archive (Univ. Rochester) and its difusión has educational purposes, not economical purposes.

La documentación la proporcionan Juan Carlos Yepes, Belén Ugarte y El Adelantado de Segovia.


Presentamos, por fin, la esperada entrada referida a los guardas del Pinar. El proceso ha sido algo complejo en lo que se refiere a la localización de las fotografías, dispersas por muchas familias y colecciones. Espero que la disfruteis tanto como yo al hacerla y agradezco sinceramente la colaboración de José Manuel Martín Trilla.

Al ser los Pinares de Valsaín montes adscritos a la Corona han contado desde largo tiempo con un servicio de guardería, que vigilaba el monte, apoyaba la explotación forestal, cazaba “alimañas”… Una vida consagrada al monte en unas difíciles y sacrificadas condiciones de vida.


Guardas del pinar y personal de la Caballerizas Reales en la Boca del Asno. Hacia 1895. Archivo Conde de Álbiz [ACAT5097].


ORDENANZA DE LA REAL CASA Y PATRIMONIO DE 1840 (Extracto)

Título 38. De los Guardas de los reales bosques, pinares, alamedas y dehesas.

Artículo 491: Los Guardas de los montes, bosques, pinares, alamedas y dehesas, deberán precisamente saber leer y escribir; sin cuyo requisito no podrán ser nombrados.

Artículo 496: Será de cuenta de los guardas montados la manutención del caballo y su adquisición, y no se permitirá a ninguno que esté sin el por mas tiempo que el de ocho días.

Artículo 497: A cada guarda montado se dará, al tiempo de tomar posesión de su plaza, un uniforme, una bandolera con las armas reales, una montura completa, una escopeta, un sable y un par de pistolas; todo lo que conservarán con el mayor cuidado, obligándoseles a su reposición cuando por culpa suya se perdiere.

Artículo 499: A los guardas de a pie se entregará, al tiempo de tomar posesión de sus plazas, una chaqueta de uniforme, una bandolera también con sus armas reales y una escopeta, la cual se compondrá una sola vez al año por cuenta de la administración.

Artículo 500: Todos los guardas llevarán constantemente las escarapelas de la Real Casa en los sombreros, y puestas las bandoleras.

Artículo 501: Ningún guarda podrá tener cargadas sus armas más que con bala, y en este estado deberá tenerlas constantemente.

Artículo 502: Prohíbo a todo guarda el cazar por sí, y el tolerar que otros cazen en los reales bosques y términos vedados, sin licencia de los Administradores; y el que hiciere lo uno o lo otro, será irremisiblemente separado sin sueldo ni consideración, sin perjuicio de las penas en que incurriere con arreglo a las leyes.

Título 39. Del pago de premios por alimañas.

Artículo 503: A fin de estimular a los guardas a matar las alimañas que tanto daño causan en las reales posesiones, se les abonarán respectivamente las cantidades siguientes: 55 Reales por loba, 44 Reales por lobo, 15 reales por tejón, 8 Reales por zorra, turón, garduña, patialvillo y gineta. 6 Reales por gato montés, 2 Reales por águila, búho, milano y alcotán. Un Real por cualquier otra ave de rapiña y por cada culebra que tenga más de tres cuartas.

Artículo 504: Luego que los guardas cogieren alguna de dichas alimañas, la presentarán a los Administradores, los que en el acto dispondrán que se corte la cabeza en presencia del Interventor; y verificado expedirán a favor de aquellos pagaré de la cantidad correspondiente , que les será entregada sin demora.

Artículo 505: No se abonará cantidad alguna a los guardas por alimaña que presentaren sin cabeza, o separada esta del resto del cuerpo.


Detalle. Guardas del pinar y personal de la Caballerizas Reales en la Boca del Asno. Hacia 1895. Archivo Conde de Álbiz [ACAT5097].


Los Guardas Mayores de la Real Casa. Ch. Chasseau-Flaviens. Entre 1908-1919. George Eastman Archive.



El guarda Pablo García, a caballo. Fotografía de Pilar García.


Los guardas, en el año 1932, cobraban un sueldo anual con posibles gratificaciones específicas, por ejemplo, por razón de edad. Las gratificaciones eran ayudas que recibían por aspectos concretos como alojamiento, combustible, médico y fruta.


Capítulo 4. Montes y Bosques.

Personal.

Cargo/ Nombre/ Sueldo anual (ptas. y cts.)/ Gratificaciones (ptas. y cts.)/ Total (ptas y cts.)/ Casa (ptas. y cts.)/ Combustible (ptas. y cts.)/ Frutas y hortalizas (ptas. y cts.)/ Médico y botica (ptas. y cts.)/ Total gratificaciones (ptas. y cts.)/ Total general (ptas. y cts.)

Celador/ Emeterio Muñoz/ 1625 ptas./ 0 ptas./ 1625 ptas./ 240 ptas./ 330 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 645 ptas./ 2270 ptas.

Celador de San Ildefonso/ Pablo Hernández/ 1625 ptas./ 0 ptas./ 1625 ptas./ 240 ptas./ 330 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 645 ptas./ 2270 ptas.

Celador de Riofrío/ Tomás Bermejo/ 1625 ptas./ 0 ptas./ 1625 ptas./ 240 ptas./ 330 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 645 ptas./ 2270 ptas.

Guarda montado/ Mamerto Arranz/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas. Este guarda ya tiene edad para ser jubilado.

Guarda montado/ Felipe Álvaro/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Eutilio de Castro/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Hilario de Santos/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Mariano Velasco/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Teófilo Velasco/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Anselmo Tapias/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Ramón García/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ José Mª Gilarranz/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Tomás García/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Doroteo de Diego/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Román Sanz/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Rafael Cocero/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Marcelino Hijosa/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Rogelio Navarro/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Emiliano Lozano/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Cecilio Fernández/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.

Guarda montado/ Pablo García Sastre/ 1277,50 ptas./ 183 ptas./ 1460,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1865,50 ptas.



Retrato del guarda Pablo García. Fotografía de Pilar García.


Guarda a pie/ Rafael Callado/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas.

Guarda a pie/ Fructuoso Gancedo/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas. Este guarda tiene edad para ser jubilado.

Guarda a pie/ Justo Bernardo/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas.

Guarda a pie/ Julián Fernández/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas. Este guarda tiene edad para ser jubilado.

Guarda a pie/ Ángel Leodegario/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas.

Guarda a pie/ Gregorio García/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas.

Guarda a pie/ Cipriano Chaverri/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas.

Guarda a pie/ Nicasio Gala/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas.

Guarda a pie/ Juan García/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas.

Guarda a pie/ Conrado Capitán/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas.

Guarda a pie/ Ciriaco González/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas.

Guarda a pie/ Vicente Lozoya/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas.

Guarda a pie/ Celedonio de la Fuente/ 912,50 ptas./ 183 ptas./ 1095,50 ptas./ 180 ptas./ 150 ptas./ 0 ptas./ 75 ptas./ 405 ptas./ 1500,50 ptas.


Casa forestal de Las Dehesas. Wunderlich. Hacia 1925. IPCE.

Existían, diseminadas por el Pinar, construcciones y edificaciones donde vivían los guardas con sus familias. Esta dispersión generaba muchos problemas, como la escolarización de los niños, abastecimiento y les obligaba a permanecer aislados en los duros inviernos.

La mayoría de estas vivendas y construcciones han desparecido, pero nos podemos imaginar cómo y dónde vivían en 1932.


CONSTRUCCIONES

A la derecha del camino de Valsaín hay enclavado un edificio destinado a vivienda del Celador del Pinar de Valsaín, de una planta con local para cuadra, de mampostería, atirantado de madera, armadura a par y parhilera, a dos aguas y cubierto de teja árabe, hallándose en regular estado de conservación.

Casa de guardas de Valsaín: Consta de dos plantas, una para cuadra y leñeras y otra para viviendas; es de mampostería ordinaria con mal mortero, atirantados de madera en mal estado, armadura a par y parhilera a dos aguas y cubierta de teja árabe como la anterior, en mal estado por su antigüedad y construcción.

Casa de la Mata: Es de una sola planta de forma rectangular con un patio central; su construcción es de fábrica de mampostería mixta, atirantado de madera, armadura de par y parhilera a dos aguas y cubierta de teja árabe. La mitad del edificio, orientada al S.E. contiene habitaciones para guardas y las cuadras, encontrándose en regular estado de conservación.

Casa de Guardas del Puente del Niño: Es de una sola planta rectangular, dividida en cuatro pabellones; su construcción de mampostería mixta, atirantado de madera, armadura a par y parhilera, cubierta de teja árabe, en regular estado de conservación.

Casa de Guardas de Robledo: Consta de una sola planta rectangular, dividida en dos pabellones; su construcción es de mampostería mixta, atirantado de madera, armadura a par y parhilera, cubierta de teja árabe y su estado de conservación es regular.

Casa de guardas de Revenga: Habitada por el guarda montado Mamerto Arranz. 180 ptas.

Mata de San Ildefonso: Habitaciones que ocupan los guardas Julián Fernández y Julio Moro. Tiene además varios departamentos, cuadras, corrales, etc. Cada uno 180 ptas.

Puente del Niño: Casa con habitaciones ocupadas por el Celador Pablo Hernández y los guardas Cipriano Chaverri, Gregorio García y Diego García. Cada uno 180 ptas.

Robledo: Casa con tres habitaciones; dos de ellas ocupadas por los guardas a pie Rafael Callado y Justo Bernardo y la otra desocupada, pero reservable para guarda. Cada uno 180 ptas.

Cabezagatos: Casa con 4 habitaciones con sus correspondientes cuadras y corrales; dos de ellas ocupadas por el guarda a pie Conrado Capitán y el montado Enrique García y otras dos desocupadas. También hay un pequeño horno para pan. Cada uno 180 ptas.

Casas Forestales en el Pinar de Valsaín

Cuartel del Vedado. Cueva del Monje: Un edificio con dos habitaciones. Ocupados por los guardas montados Rogelio Navarro y Marcelino Hijosa.

Cuartel del Botillo. Boca del Asno: Un edificio con dos habitaciones ocupadas por los guardas montados Román Sanz y José María Gilarranz. Cada uno 180 ptas.

Vaquerizas Bajas. Casa del Peñón. Un edificio con dos habitaciones ocupadas por los guardas montados Anselmo Tapias y Mariano Velasco. Cada uno 180 ptas.

Vaquerizas Altas. Casa de Postas: Edificio con dos habitaciones ocupadas por los guardas montados Ramón García y Eutilio de Castro. Además existe otro edificio que se dedica a cuartel de la Guardia Civil en época de verano.

Maravillas. Cantina: Edificio con dos habitaciones ocupadas por los guardas montados Teófilo Velasco y Tomás García. Cada uno 180 ptas.

Siete Picos. Casa de la Pesca: Un edificio con dos habitaciones ocupadas por los guardas montados Rafael Cocero y Cecilio Fernández. Cada uno 180 ptas.

Aldeanueva. Sanleonardos: Edificio con dos habitaciones ocupadas por los guardas montados Doroteo de Diego y Pablo García. Cada uno 180 ptas.

Bosque de Riofrío: Hay cuatro viviendas en las cuatro puertas, ocupadas tres de ellas por los guardas a pie Vicente Lozoya, Juan García y Celedonio de la Fuente y la otra por el caminero del Patrimonio, Antonio Alonso. Tiene corral y cuadra.

En la explanada de Palacio hay un edificio con dos habitaciones, con cuadra y corrales; una de ellas la ocupa el Celador de Riofrío, Tomás Bermejo y la otra está desocupada. Próximo a este edificio hay un encerradero.



Guardas en el pinar. Fotografía de Fernando Arenal.


Guardas en el pinar. Años 60. Fotografía de Fernando Arenal.


El guarda Manuel Sauceda en la casa de la Pesca. Hacia 1950. Fotografía de Rufino Sauceda.


“VEINTE FAMILIAS BLOQUEADAS POR LA NIEVE

En el término municipal de San Ildefonso (La Granja), está situado el renombradísimo “pinar de Valsaín”, con una cabida de 7.500 hectáreas perteneciendo al Estado y catalogado con el número 2 de los de Utilidad pública.

Este pinar en el anterior régimen lo usufructuaba la Corona, con servicio especial tanto técnico como de guardería, estando alejados de toda intervención de la oficina del Distrito y el Consejo Forestal de todas las operaciones de esta urbe del pinar que por la incomparable calidad de sus maderas es tan conocido su nombre en el mercado de estos productos.

Al implantarse el régimen gobernante y al desaparecer el concesionario que lo explotaba, se pensó serían mejorados económicamente los veinte guardias sufridos de este hermoso y rico pinar hoy del Patrimonio de la República, dignos de compasión porque estos y sus familiares durante casi seis meses, además de sufrir los rigores de temperaturas bajísimas, casi irresistibles, están bloqueados por las nieves, impidiendo a sus familiares salir de la casa que habitan.

Estos hombres son pagados por el Patrimonio con un jornal de 5,50 pesetas, del cual el Patrimonio les cobra por alquiler de la casa de 15 a 20 pesetas mensuales, quedándoles para comer él y su familia (generalmente numerosa), atender a las necesidades de la casa, pago de impuestos de utilidades y mantener un caballo, por ser guardas montados, menos de 5 pesetas. Además tienen que pagar la iguala de farmacia y la asistencia médica, ésta más elevada que la de cualquier vecino por la distancia que les separa del pueblo. Además, estos modestos hombres se ven privados de dar educación a sus hijos, ya que la escuela dista cerca de 5 kilómetros y supone la asistencia tener que prepararles comida dada la distancia y la inclemencia del tiempo.

Cuanto más se hable de los guardas del Patrimonio más son llamados a compasión. Antes podían contrarrestar algo la inclemencia del tiempo por facilitarles gratis buenos trajes y capotes, que ahora no se les dan, habiéndoles privado también de la gratificación que percibían llamada “paja para el caballo”, no dándoles tampoco 70 u 80 pesetas que percibían por el concepto de leña, y tampoco son favorecidos cuando tiene que comprar un caballo, para hacer el servicio cuando, como ya ha ocurrido, se desgracia el de que disponen.

Merecedores de amparo son estos hombres cumplidores de las órdenes superiores que dejan en esas solitarias casas bloqueadas por la nieve a sus mujeres e hijos. Tal es la vida de los guardas del pinar donde se cortan anualmente muchos miles de metros cúbicos de madera, y explotado por el Patrimonio de la República”. (J.H.)

El Adelantado de Segovia, 29 de diciembre de 1933.


Plantilla de guardas del Pinar. Años 60. Fotografía de José Manuel Martín Trilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario